viernes, 23 de agosto de 2013

Nuestro muñeco de entrenamiento; Wooden Dummy económico

Wooden Dummy original
Como muchos sabéis, el muñeco de madera o wooden dummy es un aparato de entrenamiento muy útil, que nos permite mejorar nuestro nivel técnico y cuyo trabajo es indispensable para ciertos sistemas o técnicas. 
También sabemos que dada su envergadura no cabe en cualquier lugar, y la complejidad de crear uno es muy elevada, de ahí que tengan un precio que no es asequible para todos los bolsillos y queda reservado o para hábiles carpinteros, o para personas que puedan desembolsar su precio ya sea para entrenamiento privado o para su gimnasio. 
Nosotros trabajamos con una versión que hemos creado muy económica, y aunque tiene muchas limitaciones frente al original, si nos ofrece una serie de beneficios que no tendríamos sin él,  ya hablamos en otro post sobre nuestro brazo de madera, que buscaba mejorar ciertas técnicas básicas a un precio más que económico y que podríais crear vosotros mismos, toca hoy hablaros de nuestro muñeco particular que podréis crear fácilmente (aunque si os interesa también os podemos suministrar a bajo precio, para mas información podéis escribirnos a nuestro email infoprogramasam@gmail.com).
Es importante deciros que las medidas no son las propias del wooden dummy original, ya que están variadas para poder trabajar otra serie de técnicas de nuestro programa, aunque la mayoría de técnicas de wing chun pueden ser trabajadas con él perfectamente. 
Antes que nada debemos tener las medidas exactas del tipo de muñeco que crearemos (desde el diámetro de los brazos hasta la longitud de éstos), y la disposición o distancia que habrá entre un brazo y los demás).
Debemos de ser conscientes que el muñeco en sí no será móvil, ni tendrá desplazamiento, sino que irá fijo a la pared donde vayamos a colocarlo, como ademas llevará dos zonas de impacto o makiwaras, deberá ser colocado en una pared estable que no sufra ante los impactos que recibirán.

Primer paso (nos los pueden construir en una herrería)

Segundo paso (comprar la madera que creamos oportuna en una carpintería y cortarla)

Preparamos los makiwaras donde marcaremos los golpes

Montamos según las medidas del sistema o estilo que trabajaremos
en nuestro caso la disposición es ésta


Como vemos no es exactamente un "muñeco de madera" propiamente dicho, aunque si una muy buena alternativa para aquellos que queráis trabajar con este aparato y no tengáis la disposición económica para haceros con uno original.  De igual forma, este aparato puede seguir siendo modificado incluyendo mas brazos, o incluso piernas (tan solo tendríamos que agudizar el ingenio un poco). 
Espero que os haya gustado este post donde solo pretendemos haceros ver que a veces no es tan complicado encontrar nuevas formas de mejorar nuestro entrenamiento sin necesidad de un gran desembolso económico, y que el practicar artes marciales no es una cuestión de dinero, sino de voluntad y de motivación suficiente para encontrar alternativas.



miércoles, 21 de agosto de 2013

AUTOEXPRESIÓN; Mucho más que un concepto.

Podríamos definir la autoexpresión como el conjunto de características propias y genuinas del individuo que lo hacen original y único a la hora de expresarse, ya sea física como psicológicamente dentro de un marco determinado de expresión.  
Es decir, y cogiendo como ejemplo la escritura (caligrafía),  cada uno tiene un tipo propio de letra, algo innato, pues aunque aprendemos el significado de ellas y su forma, a la hora de escribir, cada cual utiliza un trazo diferente, hace suyo el conocimiento y lo expresa de una forma genuina. De igual forma todos conocemos que puede simbolizar una sonrisa, aunque no haya dos sonrisas iguales. Hay ciertas conductas aprendidas que de forma natural las hacemos nuestras; el caminar, el hablar, el reír, todo aquello que en cierta forma sea una forma de comunicación, incluida nuestra capacidad de expresión artística.  Sabemos que el campo de la expresión es muy amplio y que determina nuestra relación tanto con el mundo que nos rodea como con nosotros mismos.

Mientras que la expresión en sí puede ser dogmatizada, creando un patrón para que todo el mundo siga el mismo esquema, la autoexpresión requiere de una implicación directa del alumno en lo que aprende, y un marco donde la comprensión y el entendimiento son más importantes que la mera repetición como sistema de aprendizaje. El alumno no es un vaso vacío donde verter el contenido sino un ser con particularidades y experiencias propias que debe determinar su propio contenido.

La autoexpresión, tal como la entendemos dentro de nuestro programa no es más que el desarrollo psicomotriz genuino del alumno dentro de un marco de expresión concreto, en nuestro caso, dentro de las artes marciales o el combate, concepto estrechamente unido con el de autoconservación, ambas particularidades que compartimos todos los seres vivos, serán lo que determine nuestras victorias no solo en el aspecto físico de una confrontación, sino en el nivel psicológico, cabe recordar que la mayoría de las veces cuando hablamos de confrontación o de situaciones de peligro no solo hablamos del combate “marcial”, sino del día a día y de los problemas con los que nos podemos encontrar en nuestra vida social.  Es por ello igual de importante el trabajo tanto a nivel físico como psicológico del individuo, estudiando no solo las defensas físicas sino psicológicas.


Las conductas instintivas, el primer reflejo, la primera acción es aquello que somos, podemos potenciarlo y crecer siendo nosotros mismos o bien luchar contra ello intentando ser otra cosa diferente, o peor aún, intentando ser una copia de otro.

Para una mejor comprensión del esquema remitimos al artículo Neurociencia y Artes Marciales

miércoles, 14 de agosto de 2013

1º Curso de cuchillo en Los Toruños

El pasado martes se impartió en la Casa de Los Toruños (Parque Metropolitano Los Toruños) el primer curso de defensa y manejo de cuchillo (dentro de nuestro programa defensa personal para todos), donde pretendimos hacer una aproximación a la defensa y uso de este arma, enfatizando sobre todo las técnicas básicas y de fácil asimilación, tocamos diferentes puntos; desde el aspecto jurídico de la defensa personal y el principio de proporcionalidad hasta el aspecto más psicológico de las agresiones e intimidaciones con este arma.
Aunque debido a las fechas el curso tuvo poca repercusión, entre los pocos asistentes pudimos contar con practicantes de diversos estilos (Wing Chun, GongKwon Yusul y TaekwonDo) lo que sin duda enriqueció más el curso, disfrutando todos de dos horas de entrenamiento que cundieron bastante.
En el aspecto técnico estuvimos tratando el tema de las distancias, el uso natural del concepto de escudo ante agresiones de arma blanca y las técnicas basadas en el desarme del agresor, ademas de ver los cortes básicos de cuchillo y las dos empuñaduras de este.







El Instructor del programa junto a los integrantes del curso