lunes, 23 de mayo de 2016

La Defensa Dialéctica.

Pocos sistemas de autodefensa enseñan a utilizar esta peculiar técnica de autodefensa, la capacidad de salir de situaciones violentas mediante el uso de la palabra calmada y firme, y que con un acertado uso puede ayudarnos a salir de multitud de situaciones que a priori pensamos que pueden acabar en una acción violenta. La utilización de la palabra como sistema de autodefensa, y no nos referimos a kiais de ningún tipo,  parte de nuestra capacidad dialéctica y de comunicación, donde es muy importante tener una mente despierta y una capacidad de vocabulario y de razonamiento  que muestre seguridad y  sea capaz de calmar al posible agresor.

Desgraciadamente esta herramienta es muchas veces anulada por nuestro ego o falso orgullo, donde se tiende a imponer la superioridad por medio de levantar el tono de voz, gritar o insultar, lo que produce que la situación se torne aun más violenta hasta el posible desencadenamiento físico.

Como ya hemos tratado en varios artículos, la importancia del aumento hormonal en este tipo de situaciones hace que cueste tener un control total sobre nosotros mismos, por lo que aquí trataremos varias pautas que nos pueden ayudar a mejorar nuestra capacidad defensiva en estas situaciones.
La importancia de la respiración parece ser un tópico al hablar de artes marciales, pero no por ello le resta importancia, saber respirar es esencial para calmar el aumento de adrenalina y apaciguar los nervios, una respiración profunda y pausada será la clave inicial en este tipo de situaciones donde todo comienza con un enfrentamiento verbal.

De igual forma, mientras hablamos también es de ayuda no enfocar la confrontación desde un plano personal, intentando ser objetivos y ver la confrontación como si no fuese con nosotros, a nivel mental esto evitará acrecentamientos de nuestro ego y evitaremos que la sensación de orgullo nos nuble la visión. siempre claro está que mantengamos una distancia de seguridad que posibilite el hecho de defendernos si el uso de la palabra y la razón no dan resultado.

No hay que olvidar que la mayoría de enfrentamientos físicos que empiezan por un enfrentamiento verbal (en principio no hay por ninguna parte deseo de llevarla al plano físico) es causa de "dos" es decir, al no partir de un deseo de violencia física por ninguno de los lados este llega por la incapacidad de frenar ciertos impulsos violentos, se cumple el dicho de dos no pueden si uno no quiere.
La capacidad de nuestro ingenio resulta muy importante, a veces no solo se puede salir de una situación de violencia verbal sin llegar al terreno físico, sino que además podemos salir vencedores de ésta, tan solo siguiendo las pautas anteriores y utilizando la lógica y la razón, no todos los enfrentamientos están destinados a terminar con violencia física, pero si es cierto que muchos llegan a esto por la incapacidad de saber movernos en ese terreno ya que casi ningún dojo o escuela nos prepara para ello convenientemente. Posiblemente porque resulta mucho más llamativo el golpear que el hablar.

Vivimos tiempos donde la violencia parece ser la panacea a todas las situaciones y no nos paramos a ver cuándo es realmente necesaria, olvidando muchas situaciones que no requieren de nuestro talento marcial para salir de ellas, sino de nuestra capacidad de ser seres racionales, olvidando inculcar en el alumnado este hecho y priorizando la parte física por encima del entrenamiento dialéctico donde parece ser solo basta con pequeños consejos poco funcionales y en su mayoría insuficientes.
Todos podemos tener un mal día, pero no por ello deberíamos de buscar desahogarnos con el primer desconocido con el que discutamos, llevemos o no la razón.
A veces para ganar una pelea debemos empezar perdiéndola.

viernes, 6 de mayo de 2016

Recopilación de vídeos de grandes maestros de las artes marciales 6; cine de los 90

En el artículo anterior mencionamos a los mas destacados reyes de las patadas del cine de los 90, es justo que en este post citemos a lo que contribuyeron en gran medida al boom marcial de los 80-90 con films mucho más técnicos. En estas películas se unían golpes con vistosas luxaciones y proyecciones y su principal exponente fue sin duda Steven Seagal, dando pie a un cine mucho más rico en coreografias y abriendo una ventana donde mostrarnos diferentes artes marciales menos conocidas en aquella época y tremendamente espectaculares en pantalla.

Steven Seagal fue un el primer occidental en enseñar Aikido en Japón, y aunque ha levantado mucho tipo de polémicas por sus declaraciones no podemos discutir que supuso un antes y un después en el cine de artes marciales, pese a la calidad de algunas de sus películas, "Por encima de la ley" nos mostró un arte marcial demoledor y contundente que aunque poco tenía que ver con el espíritu del Aikido si que consiguió que muchos se empezaran a interesar por él y a verlo de otra manera. Las diferencias entre Seagal y Van Damme tanto en lo personal como  en su cine y su forma de luchar crearon auténticos debates que aun perduran.


Aunque en su momento supuso toda una revelación en el cine con su "Arma Perfecta" la estrella de Jeff Speakman duró poco, pese a esto, el llevar el Kenpo Karate Americano a la gran pantalla supuso el paso definitiva que este arte necesitaba para extenderse por todo el mundo y mostrar la armonía de sus movimientos y la espectacularidad de sus técnicas. Si la idea de este film era dar a conocer el Kenpo, afortunadamente fue todo un acierto, e incluir el éxito de Snap junto a los créditos iniciales mientras Speakman realiza una kata se convirtió en todo un clásico del cine marcial.
  

El maestro Speakman en una visita reciente a España demostrando su buen humor.


Aunque contó con diversas secuelas de baja calidad la película Campeón de Campeones logró transmitir no solo entretenimiento y un buen guión, también nos dio a conocer el Hapkido y a Phillip Rhee y algo que pocas películas consiguieron; llevar el auténtico espíritu de las artes marciales al gran público con un final tan emotivo como sorprendente, desgraciadamente las secuelas que lo precedieron no llegaron a mantener ese nivel de calidad que tenía el inicio de la saga decantándose por films propios de la época en giraban en torno al concepto de la venganza.


Si todos tenemos a un artista marcial en la memoria junto a Bruce lee, éste es sin duda la figura de su hijo Brandon, que empezó a destacar en el cine y que tuvo, como su padre, un fin trágico. Brandon se convirtió en leyenda con El Cuervo, pero antes realizo varias películas donde nos trasmitió "su" Jeet Kune Do y nos hizo darnos cuenta de que fue un artista marcial a considerar sin necesidad de recordar quien fue su padre, una de las mejores fue Rapid Fire.

jueves, 5 de mayo de 2016

Recopilación vídeos de grandes maestros de las artes marciales parte 5; cine y ring

Muchos de los que actualmente enseñamos alguna actividad marcial tuvimos la suerte de crecer en el boom de las artes marciales de los años 80 y 90, y de consumir un cine que pese a su simpleza de guión no dejaba de ser tremendamente entretenido y espectacular para la época, pocos escapamos de la obsesión de las patadas espectaculares que diversos actores y artistas marciales nos mostraban en exhibiciones y películas y, aunque no todos conseguimos un "spagat", si es cierto que mejoramos notablemente nuestras técnicas de piernas en cierta forma gracias a estas influencias donde primaba quizás la espectacularidad por encima de la eficacia. En este post, y siguiendo la línea de vídeos "raros" o poco conocidos queremos rendir homenaje a nombres mas que conocidos de aquella época donde el kick boxing dominaba las salas cinematográficas y se ponían de moda las técnicas de pierna gracias a su principal exponente en cine Jean Claude Van Damme.

Jean Claude Van Damme fue sin duda el máximo difusor y revitalizante del cine de artes marciales de los 90 con sus espectaculares patadas.

Gracias a esto diversos artistas marciales tuvieron la suerte de poder realizar films de diferentes calidades donde si existía un movimiento imprescindible en ellos era patadas cada vez más espectaculares. Gary Daniels (aun haciendo películas de forma regular) fue otro de los imprescindibles en nuestras visitas a los videoclubs junto al famoso multicampeón de kick boxing Don Dragon Wilson, en éste vídeo podemos disfrutar de una exhibición realizada por ambos en 1992.


Si hay un actor que sin duda brillo con luz propia y alcanzo cierta relevancia en aquellos años (y que sigue manteniendola como demuestra su participación en Marvel SHIELD) ese es Mark Dacascos; películas de culto como "Solo el más fuerte", donde dio a conocer la Capoeira, la adaptación del videojuego Double Dragon, la versión cinematográfica del manga Criying Freeman y la serie de television de The Crow son un buen ejemplo de ello.


No podemos olvidarnos en esta artículo de la campeona de Karate y actriz que más películas ha rodado de artes marciales en occidente y que tuvo diversas participaciones en el cine oriental, reina indiscutible del cine de acción de nuestro videoclub más cercano no es otra que Cynthia Rothrock.


Y cerrando esta recopilación queremos mencionar a uno de los grandes maestros de las patadas, el cual si no ha interpretado películas si ha estado vinculado a muchas como coreógrafo y especialista y que era capaz de crear auténtica magia marcial cada vez que realizaba algún kata musical; el gran Jean Frenette.


En el próximo post hablaremos de otros artistas marciales vinculados al cine de los 90, en éste hemos intentado incluir los más conocidos e importantes artistas marciales del cine de "patadas", dejando para un artículo propio otros artistas marciales que fueron igual de conocidos por otras facetas técnicas en aquella época.

martes, 3 de mayo de 2016

Eficacia en combate 4; el entrenamiento de contacto.

El fin último de una práctica marcial es el combate, creo que en eso podríamos estar todos de acuerdo, aunque según estilo, escuela o arte podríamos aderezarlo con diversas cualidades complementarias (tradición, espiritualidad, principios, etc).
Sin embargo el hecho de practicar una actividad enfocada al aspecto marcial siempre estará determinada por la capacidad de esa actividad a salvaguardar nuestra integridad física en una situación de peligro o a nuestra victoria en una situación de conflicto físico.
El combate se genera con la interacción física de dos bandos que buscan someterse mutuamente de una forma violenta, por lo que cualquier actividad destinada a este efecto debe de ser violenta de forma directa o como algún arte marcial concreto de forma indirecta (por ejemplo el Aikido), tanto de forma directa como indirecta las acciones buscan el mismo fin, la sumisión del otro ya sea con golpes, proyecciones, controles, etc. Creo que esto es un hecho en el que toda la comunidad estará de acuerdo.

Si algo caracteriza el combate real es tanto la imprevisibilidad de éste como la acción directa que lleva a un contacto físico imprevisible, aunque nos guste jugar con estadísticas no podemos determinar con total fiabilidad el transcurso de un combate; es decir, no podremos deducir que trayectoria va a seguir en cuanto a intencionabilidad del adversario ni en cuanto a las acciones que éste realizara.

El combate real no es una coreografía, no funciona como un kata ni resulta vistoso o "bonito", no hay nada hermoso en una acción violenta.

A pleno contacto todo los golpes buscan un objetivo, no se sigue la técnica, existen multitud de golpes, de ritmos de combate, de ángulos y golpes que quizás nunca entrenamos en nuestro estilo, el adversario no sigue nuestro plan, tiene el suyo propio.

Para este fin debe prepararnos nuestro entrenamiento, por lo que los entrenamientos de contacto deben ser obligatorios dentro de nuestro programa, cada cual dentro de los límites de contacto que considere oportuno. No se puede aprender a nadar fuera del agua ya que ésta tiene una serie de características propias que no pueden simularse fuera de ella.
Utilicemos el símil del agua y la natación para darnos cuenta que dentro del agua nuestro cuerpo reacciona de forma diferente con un cambio de temperatura, una serie de circunstancias como la dificultad de generar movimientos dentro de ella o la necesidad de acomodar nuestra respiración en este elemento. En el combate ocurre igual, nuestro organismo "funciona" de otra manera debido al aumento de adrenalina, la confusión mental, nuestra respiración, el nerviosismo, etc, son situaciones que solo podemos sentir "dentro del agua" es decir, en el combate.

Es por ello necesario aprender a pelear acercando esa realidad a nuestros entrenamientos y entrenando de forma adecuada el combate de contacto pleno. En una situación real tendrá una clara ventaja aquella persona que esté más habituada a esas circunstancias que aquella que no lo éste. Es necesario ver cómo reacciona nuestro cuerpo y nuestras técnicas ante un oponente imprevisible que busca someternos de forma violenta y sentir la falta de seguridad que este hecho nos provoca.
Es determinante para nuestro crecimiento marcial tener bien claro este punto, y si nuestro estilo no trabaja dicho contacto buscar complementar esa experiencia con algún deporte de contacto aunque sea de forma esporádica.


Tenemos el deber de mostrar al alumno que la vida real no es una película, que no hay  un guión para buenos y malos, sino que el combate real funciona por sí solo, sin guiones previos ni dando nada por sentado, que el miedo, el coraje o la determinación no son exclusivos de nadie sino particularidades de cada ser humano que deba enfrentar una situación de conflicto físico, ya sea para defenderse o agredir.  Solo de esta forma podremos acercarnos a una eficacia real en combate, donde, aunque suene a tópico, el mayor enemigo que tenemos somos nosotros mismos, nuestros prejuicios, falta de experiencia o autoengaño por no querer ver la parte menos bonita de una actividad marcial.