lunes, 26 de septiembre de 2016

Ejercicios SAM vs. repetición técnica; el trabajo de drills.

La función de una repetición técnica es la de asimilar una serie de movimientos que deben ser ejecutados en orden para su eficacia plena dependiendo en gran medida del comportamiento del oponente, por cada acción de éste se trabaja una técnica en serie, por lo cual se deben de memorizar multitud de movimientos que deben ser ejecutados en orden.

Los ejercicios o drills son una serie de movimientos consecutivos entre los dos oponentes que buscan desarrollar una serie de atributos psicomotrices haciendo hincapié en la naturalidad.

Los ejercicios de base técnica buscan aplicar la mecánica corporal de una técnica raíz sin importar la situación o la respuesta del oponente enfocando la capacidad de improvisación por encima de los movimientos en serie, una misma técnica debe resultar eficaz sin importar las diferentes respuestas, por ello se simplifica la ejecución de forma natural y realista, de tal manera que el aprendizaje sea sobre todo rápido e intuitivo.

Las técnicas en serie suelen tener nombres para ser recordadas y estructuradas en diferentes bloques, los ejercicios de base técnica son nombrados por la mecánica corporal que desarrollan o se denominan de forma coherente al idioma de cada uno.

Las técnicas son elaboradas y deben de seguir una serie de parámetros como posición corporal, ejecución correcta en un orden establecido y diversas particularidades de cada una.

Los ejercicios se basan en desarrollar el conjunto minimizando el tiempo necesario para su aprendizaje, las particularidades se dejan de lado buscando sobre todo la eficacia del aprendizaje por encima de la ejecución impecable.

* El fallo del aprendizaje técnico radica en no darle crédito alguno al oponente.
* El punto fuerte de los ejercicios es trabajar pensando en la supremacía técnica y física del oponente.
* El aprendizaje técnico se basa en ganar al oponente.
* Los ejercicios están destinados a sobrevivir al oponente.

Vemos combates a diario entre neófitos, entre mismos estilos o entre estilos diferentes y la similitud entre ellos en cuanto a mecánica corporal es abrumadora, si al final el mayor porcentaje de combates se basan en lo mismo, deberíamos entrenar más nuestras cualidades propias no repeticiones técnicas imposibles de ejecutar ante un oponente agresivo.
El trabajo de ejercicios no es excluyente, no se declara superior a estilos o escuelas, tan solo son una forma diferente de entrenar atributos que se suelen dejar de lado en el entrenamiento tradicional, el ego de los estilos puristas impide la evolución o mejoría del estilo en sí, encerrándose en la supuesta eficacia de personas de ese estilo y no queriendo ver la falta de eficacia de otros practicantes de la misma escuela, valorando el conocimiento por encima de la persona que lo ejecuta, que es donde radica la eficacia real. Ambas formas de entrenar son complementarias, desgraciadamente los radicalismos que buscan otro tipo de beneficios más allá del alumno tienden a excluir una forma u otra, en vez de asimilar ambas.

Los ejercicios no son técnicas, verlos como técnica demuestra una completa ignorancia sobre su cometido real, ejercitar atributos psicomotrices.

Las técnicas deben ser memorizadas e interiorizadas a través de muchísimas repeticiones, obligando a nuestra mecánica corporal a amoldarse a ella, los ejercicios pueden ser interiorizados en pocos minutos y mejorando según el tiempo de dedicación, no se trabajan de forma mental sino sensitiva, a través de la percepción visual, táctil, etc inclinándose más la enseñanza hacia regiones más profundas del cerebro donde se interiorizan las respuestas intuitivas y se desarrolla la capacidad de improvisación.


Las técnicas en serie  solo enseñan movimientos más o menos eficaces, en los ejercicios de base técnica se busca un acercamiento real a las condiciones químicas que sufre el cuerpo ante una confrontación real, es decir se trata de, en diferentes medidas, elevar la adrenalina y ser capaces de seguir trabajando bajo presión, sin que la parte más racional entorpezca las ejecuciones debido al estado mental en el que nos adentramos en una confrontación real.

Los ejercicios o drills no son exclusivos de un sistema u otro, incluso no tienen porque ser exclusivamente marciales, ya que existen multitud de drills de otras actividades que pueden hacernos mejorar nuestros atributos marciales, dentro de cualquier estilo o escuela se pueden crear o amoldar diferentes ejercicios que busquen los parámetros antes descritos. 
Existen multitud de estilos marciales que poseen drills o conjuntos de ejercicios propios aunque a veces no se les aplique la importancia que tienen; Kali, Wing Chung, Choy Lee Foot, Capoeira, Judo y un largo etc.


Es la amplitud de metodologías, el conjunto de conocimientos y sobre todo la evolución práctica lo que determina las posibilidades reales de nuestra supervivencia, no tengas miedo a experimentar nuevas metodologías, nuevos estilos, nuevas formas, ten solo miedo a que a la hora de la verdad lo que hayas aprendido no haya sido suficiente.

Nullis in verba.