miércoles, 18 de enero de 2017

Anatomía de combate; el radio.

El conocimiento del cuerpo humano, tanto en dinámica  como en estructura es fundamental para comprender mejor el funcionamiento técnico, el estudio anatómico nos brinda la oportunidad no solo de comprender mejor las técnicas en sí, además nos aporta un conocimiento clave para modificarlas sin que pierdan su efectividad. Cualquier técnica aumenta su grado de efectividad si ademas de entrenarlas comprendemos en profundidad su función mecánica y anatómica. Es por ello necesario un conocimiento profundo en materias complementarias si deseamos mejorar nuestro rendimiento en las artes marciales o en la defensa personal hiendo un paso más allá de la repetición técnica y buscando sobre todo la comprensión técnica. Enseñar bien, en cualquier actividad, debería de consistir en dejar de lado la memorización y repetición y buscar que el alumno comprenda y entienda lo que hace otorgándole un margen para que desarrolle su propia creatividad e intuición a la hora de aprender.

En este primer artículo sobre anatomía de combate nos centraremos en el hueso Radial o Radio, situado en la cara superior del antebrazo, un hueso de especial importancia a la hora de realizar ciertas técnicas de presión o estrangulamiento.


El radio, como el cúbito, no son huesos redondeados, sino asimétricos con zonas planas que crean en el contorno del hueso ciertos salientes filosos.

Cuando ejercemos ciertas técnicas, como una luxación de tobillo, el radial es fundamental ya que cumple la función de presionar fuertemente con su zona filosa el gemelo del oponente infringiéndole un fuerte dolor, esta presa se ve aumentada con la luxación de tobillo acrecentando al eficacia de ésta, ya que durante esta ejecución técnica estamos realizando dos acciones en una, la torsión del tobillo y la presión aplastante y cortante a la zona baja del gemelo.



En las estrangulaciones de cuello se da la misma situación, el filo del radial es fundamental durante la técnica para fortalecer ésta y aumentar su rango de eficacia, así gracias a esta particularidad del radial , su filo, el efecto palanca se ve aumentado y contendientes con menos fuerza pueden realizar técnicas que no podrían realizar al no poder ejercer la suficiente presión en ellas.


Existen multitud de técnicas donde el radial es un factor determinante de la perfecta ejecución, desde estrangulaciones hasta técnicas de presión y luxación, conocer la forma característica de este hueso nos otorga un conocimiento extra a la hora de realizar ciertas técnicas donde este hueso tiene una importancia clave.