martes, 24 de diciembre de 2013

Nuevo Centro a partir de enero.

A partir de enero nos encontrarás en C/ Varilargueros 8, en la nueva sede del Centro de Terapias Naturales Nenúfar, lunes miércoles y viernes a partir de las 5:30 de la tarde, para posibilidad de otros horarios poneros en contacto con nosotros en infoprogramasam@gmail.com. Recordad que ademas de las clases habituales ofrecemos cursos básicos y avanzados, talleres y defensa personal a grupos específicos (defensa personal femenina, defensa personal para discapacidades motoras y defensa personal infantil) y podéis contar con un amplio abanico de precios para que no tengáis impedimentos a la hora de entrenar. 

Situación nueva sede

Para más información sobre nuestro programa de entrenamiento echad un vistazo al blog y a los diferentes apartados donde tratamos la defensa personal dentro de la autoexpresión y realización personal desde diferentes enfoques. 

Aprovechando este post os enseñamos nuestra mascota "Samito" (creación de Laura, una de nuestras alumnas) y nuestras directrices sobre como enfocamos nuestra forma de ver los entrenamientos dentro del marco de coach marcial que intentamos transmitir.


Espero que paséis todos unas felices fiestas y que este año 2014 os traiga muchas cosas buenas, entre ellas, motivación y ganas para entrenar y para seguir luchando.
Nos vemos en enero.

jueves, 5 de septiembre de 2013

La psicología en el campo de la defensa personal. Agresividad y Violencia.

Cuando hablamos de una actividad relacionada con la defensa personal, las artes marciales o el combate, inevitablemente estamos hablando de un trabajo relacionado con dos factores muy importantes y relacionados entre sí; la agresividad y la violencia.

Debemos por lo tanto, antes de profundizar en ciertos puntos, definir correctamente estos dos términos en el contexto que nos ocupa.

Agresividad; Es una respuesta adaptativa y necesaria para afrontar de forma positiva situaciones de riesgo. Es decir, la agresividad es la capacidad que tenemos a nivel evolutivo para enfrentarnos a determinados peligros, es una respuesta psicológica a determinados estímulos que provocan en nosotros una reacción a un peligro, aunque además también puede ser una actitud que nos sirva como herramienta para generar mediante un carácter fuerte e impositivo la consecución de una meta determinada. Dentro de un contexto vulgar, una reacción “agresiva” puede ser inducida por factores como la indignación, la frustración, el sentimiento de amenaza o la consecución de un fin mediante la intimidación o la imposición forzosa. 


Ejemplo contextual 1; estamos esperando en  la cola del cajero automático, y tras media hora de espera vemos que el señor que esta varios puestos delante de nosotros lleva mucho tiempo en el cajero, lo que crea en nosotros un estado de alteración nerviosa ocasionado por la espera desmesurada, a medida que dicho señor sigue alargando nuestra espera entramos en un estado de indignación que precede a un estado de agresividad y hacemos ver nuestro estado con comentarios despectivos o con una mirada intimidadora, aquí nuestra agresividad se muestra en estado pasivo.



Ejemplo contextual 2; Tras oír en las noticias que han asesinado vilmente a dos niños sentimos una frustración enorme que precede a una respuesta de índole agresiva con comentarios violentos hacia el asesino, la frustración o el estado de impotencia ante una injusticia nos produce una respuesta de ira, que aunque se muestra de forma pasiva, en determinados contextos podría generar incluso en un linchamiento colectivo.




Ejemplo contextual 3; Conduciendo, el coche que va delante hace una maniobra que nos obliga a cambiar de dirección bruscamente, provocando en nosotros una agresividad que manifestamos insultando por la ventanilla, esta agresividad viene provocada por el sentimiento que hemos experimentado de peligro hacia nuestra integridad por culpa de un tercero, es una respuesta de agresividad activa provocada directamente por una amenaza a nuestra integridad.



Ejemplo contextual 4; El acoso escolar (mediante la burla, la intimidación o la amenaza) es una muestra de la utilización de la agresividad de algunos para lograr un sentimiento de superioridad frente a otros o un puesto de poder en un grupo determinado. Este caso en concreto requeriría de un estudio completo de diversas causas interrelacionadas entre sí.



Ninguno de estos ejemplos tiene una relación directa (aunque si indirecta) con la defensa personal pero nos hace ver como la agresividad no es solo un factor determinado hacia cuestiones de contacto físico, sino que es parte del día a día y con lo que vivimos sin percatarnos a veces de ello.

Los últimos estudios en neurociencia nos muestran que la agresividad a nivel biológico está determinada por niveles bajos de serotonina y el aumento  de adrenalina y/o noradrenalina (hormonas neurotransmisoras), así como un aumento considerable del estrés, vemos de esta forma que la agresividad es una respuesta psicofísica determinada sobre todo por el aspecto mental y el control de las emociones.  De ahí que cierta cantidad de personas “agresivas por naturaleza” estén condicionadas por algún tipo de patología o problema de índole mental.


Pero… ¿es la agresividad algo malo?

La agresividad es una respuesta, aunque también puede ser un medio, como en muchos otros casos podríamos decir que el fin es el que justifica el medio, o no. La agresividad, como la violencia, no son ni buenas ni malas, ya que los contextos de ambas son demasiado amplios para catalogarlas, si podemos decir que, como ocurre con la violencia, llegados a un punto, son inevitables.


Debemos darnos cuenta que dicha respuesta forma parte del instinto de supervivencia, sin agresividad no hay enfrentamiento y sin enfrentamiento solo queda la pasividad ante el depredador.
De la misma forma el “depredador” posee una fuerte agresividad natural que lo lleva al acto violento para conseguir lo que desea y por lógica la agresividad solo puede ser enfrentada con agresividad o huir de ella.

En los diferentes métodos de defensa personal siempre se actúa de forma agresiva y violenta, aunque disfracemos las diferentes técnicas bajo ciertos aspectos místicos, el fin es la anulación del agresor o de la agresión, ya sea con golpes (violencia), estrangulaciones y palancas de control (infligimos dolor al adversario para que desista de la agresión-violencia), proyecciones (lanzamos al agresor para que se haga daño contra el suelo – violencia). La violencia siempre tiene un componente de dolor físico o psíquico, tanto en la agresión propiamente dicha como en la defensa realizada.


En nuestra sociedad la agresividad es algo cotidiano, incluso se inculca como valor relacionado con la competitividad, lo vemos en la actitudes de ciertos profesionales (un vendedor agresivo tiene más poder de convicción en el consumidor medio), un equipo de fútbol con una estrategia de juego agresiva sabe hacer presión en el equipo contrario para marcar goles, etc.

Llegados a este punto es importante dejar claro que aunque agresividad y violencia suelen ir unidos, no son lo mismo, ya que la agresividad no siempre desemboca en violencia, estando más vinculada a la actitud (actitud agresiva o carácter agresivo) que a la parte más física o violenta. 

Violencia; es la actitud que busca como fin la destrucción, aniquilación o dominación de una persona mediante la fuerza física, mediante objetos contundentes o armas o mediante el acoso, la amenaza y la intimidación verbal y psíquica.  Este término está más vinculado con la acción directa, mientras que la agresividad la podríamos definir como la antesala a dicha acción, una persona agresiva no siempre resulta ser una persona violenta.

Ambas pueden ser directas; parten de nuestra propia naturaleza, educación o contexto  social o familiar e indirectas; son una respuesta aprendida como defensa, pero no forman parte de nuestro carácter real.

Ademas la violencia en sí puede mostrarse de dos formas muy definidas:

Violencia activa; agresión conducida por una emoción, cuando se busca golpear a alguien para provocarle daño físico o se insulta buscando un daño emocional considerable, en este caso hay cierta desconexión con el neocortex cerebral y nos dejamos llevar por la ira, no pensamos en la repercusión de nuestros actos. 

Violencia pasiva; agresión inducida por el mero disfrute personal (psicopatía= incapacidad de empatía) o por una cuestión de autoestima (casos como la reafirmación del ego en ciertos tipos de acosos; escolar, laboral, o de maltrato de género), se es totalmente consciente de la repercusión del acto. En la defensa personal se emplea una violencia pasiva, ya que somos conscientes de la agresión y actuamos en consecuencia sabiendo la repercusión de dicho acto.

Agresividad y violencia en las artes marciales.

Cualquier persona que practique una actividad relacionada de forma directa con la violencia física (defensa personal, artes marciales, deportes de contacto, etc), sabe, o al menos  debería de saber que, lejos del aspecto romántico o místico de la práctica en sí, el aspecto real y último es indudablemente “feo” y “sangriento”, y que el  aspecto mental debe mantenerse acorde con esa realidad última, la violencia es por definición un acto destructivo y desagradable en nuestro contexto sociocultural y para el que realmente no estamos preparados.  Una mente o una conciencia no preparada para esta realidad está destinada al fracaso si alguna vez debe poner en práctica lo aprendido en clase, de ahí que sea tan importante que el alumno de cualquier actividad sea consciente de las grandísimas diferencias entre el entrenamiento en clase (controlado)  y la vida real (incontrolada).  Y que, en la medida de lo posible, sepa encausar el entrenamiento a potenciar no solo el aspecto físico o técnico sino las múltiples respuestas psíquicas y/o hormonales que se dan en una confrontación real.

En algunas escuelas/estilos se denomina Instic Killer (instinto asesino, no suena tan bien en español como en inglés) a la facultad que debe tener el luchador para romper ciertas barreras psíquicas tanto en el entrenamiento como en el enfrentamiento real, y que determinará su eficacia real en combate. Podemos ver que en una gran mayoría de casos es más determinante dicho “instintc Killer” que el estilo o arte en sí mismo, viendo que por encima de escuelas y estilos, o tipos de práctica más o menos enfocadas al contacto, es en el individuo donde reside en última instancia realmente la eficacia.

La respuesta de la realidad se nos muestra traumática, ya que mientras en clase no nos preparamos para dicha realidad tan solo a  nivel teórico, en la vida real vemos la realidad en todo su apogeo que se nos es trasmitida en diversas emociones, gritos, sangre, dolor, etc. Algo para lo que realmente no estamos preparados; el enfrentamiento a nivel psíquico con la realidad.

Este artículo tan solo pretende daros un pretexto para profundizar en los aspectos más psicológicos de la defensa personal y las artes marciales, siendo solo un punto de vista que creo acertado al menos en su mayor parte y que os puede ayudar nivel personal en vuestro propio camino. No pretende ser una verdad absoluta, sino tan solo una visión de una realidad a la que se le presta muy poca atención en la mayoría de escuelas o estilos. 


Y que sobre todo intenta haceros ver que hay ciertos momentos en la vida, cuando la violencia es inevitable, en los que no importará que halláis entrenado en un estilo o en otro, ni con un maestro ni con otro, ni vuestro cinturón de colores ni la federación a la que pertenezcáis, lo único que importará será vuestra preparación y sobre todo vuestra actitud y fuerza interior, porque en ese momento estaréis completamente solos ante una realidad tremendamente aplastante.

viernes, 23 de agosto de 2013

Nuestro muñeco de entrenamiento; Wooden Dummy económico

Wooden Dummy original
Como muchos sabéis, el muñeco de madera o wooden dummy es un aparato de entrenamiento muy útil, que nos permite mejorar nuestro nivel técnico y cuyo trabajo es indispensable para ciertos sistemas o técnicas. 
También sabemos que dada su envergadura no cabe en cualquier lugar, y la complejidad de crear uno es muy elevada, de ahí que tengan un precio que no es asequible para todos los bolsillos y queda reservado o para hábiles carpinteros, o para personas que puedan desembolsar su precio ya sea para entrenamiento privado o para su gimnasio. 
Nosotros trabajamos con una versión que hemos creado muy económica, y aunque tiene muchas limitaciones frente al original, si nos ofrece una serie de beneficios que no tendríamos sin él,  ya hablamos en otro post sobre nuestro brazo de madera, que buscaba mejorar ciertas técnicas básicas a un precio más que económico y que podríais crear vosotros mismos, toca hoy hablaros de nuestro muñeco particular que podréis crear fácilmente (aunque si os interesa también os podemos suministrar a bajo precio, para mas información podéis escribirnos a nuestro email infoprogramasam@gmail.com).
Es importante deciros que las medidas no son las propias del wooden dummy original, ya que están variadas para poder trabajar otra serie de técnicas de nuestro programa, aunque la mayoría de técnicas de wing chun pueden ser trabajadas con él perfectamente. 
Antes que nada debemos tener las medidas exactas del tipo de muñeco que crearemos (desde el diámetro de los brazos hasta la longitud de éstos), y la disposición o distancia que habrá entre un brazo y los demás).
Debemos de ser conscientes que el muñeco en sí no será móvil, ni tendrá desplazamiento, sino que irá fijo a la pared donde vayamos a colocarlo, como ademas llevará dos zonas de impacto o makiwaras, deberá ser colocado en una pared estable que no sufra ante los impactos que recibirán.

Primer paso (nos los pueden construir en una herrería)

Segundo paso (comprar la madera que creamos oportuna en una carpintería y cortarla)

Preparamos los makiwaras donde marcaremos los golpes

Montamos según las medidas del sistema o estilo que trabajaremos
en nuestro caso la disposición es ésta


Como vemos no es exactamente un "muñeco de madera" propiamente dicho, aunque si una muy buena alternativa para aquellos que queráis trabajar con este aparato y no tengáis la disposición económica para haceros con uno original.  De igual forma, este aparato puede seguir siendo modificado incluyendo mas brazos, o incluso piernas (tan solo tendríamos que agudizar el ingenio un poco). 
Espero que os haya gustado este post donde solo pretendemos haceros ver que a veces no es tan complicado encontrar nuevas formas de mejorar nuestro entrenamiento sin necesidad de un gran desembolso económico, y que el practicar artes marciales no es una cuestión de dinero, sino de voluntad y de motivación suficiente para encontrar alternativas.



miércoles, 21 de agosto de 2013

AUTOEXPRESIÓN; Mucho más que un concepto.

Podríamos definir la autoexpresión como el conjunto de características propias y genuinas del individuo que lo hacen original y único a la hora de expresarse, ya sea física como psicológicamente dentro de un marco determinado de expresión.  
Es decir, y cogiendo como ejemplo la escritura (caligrafía),  cada uno tiene un tipo propio de letra, algo innato, pues aunque aprendemos el significado de ellas y su forma, a la hora de escribir, cada cual utiliza un trazo diferente, hace suyo el conocimiento y lo expresa de una forma genuina. De igual forma todos conocemos que puede simbolizar una sonrisa, aunque no haya dos sonrisas iguales. Hay ciertas conductas aprendidas que de forma natural las hacemos nuestras; el caminar, el hablar, el reír, todo aquello que en cierta forma sea una forma de comunicación, incluida nuestra capacidad de expresión artística.  Sabemos que el campo de la expresión es muy amplio y que determina nuestra relación tanto con el mundo que nos rodea como con nosotros mismos.

Mientras que la expresión en sí puede ser dogmatizada, creando un patrón para que todo el mundo siga el mismo esquema, la autoexpresión requiere de una implicación directa del alumno en lo que aprende, y un marco donde la comprensión y el entendimiento son más importantes que la mera repetición como sistema de aprendizaje. El alumno no es un vaso vacío donde verter el contenido sino un ser con particularidades y experiencias propias que debe determinar su propio contenido.

La autoexpresión, tal como la entendemos dentro de nuestro programa no es más que el desarrollo psicomotriz genuino del alumno dentro de un marco de expresión concreto, en nuestro caso, dentro de las artes marciales o el combate, concepto estrechamente unido con el de autoconservación, ambas particularidades que compartimos todos los seres vivos, serán lo que determine nuestras victorias no solo en el aspecto físico de una confrontación, sino en el nivel psicológico, cabe recordar que la mayoría de las veces cuando hablamos de confrontación o de situaciones de peligro no solo hablamos del combate “marcial”, sino del día a día y de los problemas con los que nos podemos encontrar en nuestra vida social.  Es por ello igual de importante el trabajo tanto a nivel físico como psicológico del individuo, estudiando no solo las defensas físicas sino psicológicas.


Las conductas instintivas, el primer reflejo, la primera acción es aquello que somos, podemos potenciarlo y crecer siendo nosotros mismos o bien luchar contra ello intentando ser otra cosa diferente, o peor aún, intentando ser una copia de otro.

Para una mejor comprensión del esquema remitimos al artículo Neurociencia y Artes Marciales

miércoles, 14 de agosto de 2013

1º Curso de cuchillo en Los Toruños

El pasado martes se impartió en la Casa de Los Toruños (Parque Metropolitano Los Toruños) el primer curso de defensa y manejo de cuchillo (dentro de nuestro programa defensa personal para todos), donde pretendimos hacer una aproximación a la defensa y uso de este arma, enfatizando sobre todo las técnicas básicas y de fácil asimilación, tocamos diferentes puntos; desde el aspecto jurídico de la defensa personal y el principio de proporcionalidad hasta el aspecto más psicológico de las agresiones e intimidaciones con este arma.
Aunque debido a las fechas el curso tuvo poca repercusión, entre los pocos asistentes pudimos contar con practicantes de diversos estilos (Wing Chun, GongKwon Yusul y TaekwonDo) lo que sin duda enriqueció más el curso, disfrutando todos de dos horas de entrenamiento que cundieron bastante.
En el aspecto técnico estuvimos tratando el tema de las distancias, el uso natural del concepto de escudo ante agresiones de arma blanca y las técnicas basadas en el desarme del agresor, ademas de ver los cortes básicos de cuchillo y las dos empuñaduras de este.







El Instructor del programa junto a los integrantes del curso



viernes, 26 de julio de 2013

Programa de Defensa Personal y Artes Marciales en Los Toruños, en El Puerto de Santa María

El próximo mes de agosto empezaremos una ronda de talleres (cursos) en El Parque Metropolitano de Los Toruños, cada martes se realizaran talleres específicos de dos horas de duración, abiertos al público general que quiera adquirir algunas bases en defensa personal, al precio de 5€/persona. En el salón principal de La Casa de los Toruños, en el Puerto de Santa María (Cádiz). El primero lo podéis realizar el próximo día 6 de Agosto de 2013, de 10 a 12 de la mañana, y será una introducción a las bases de la defensa personal integral y a nuestra metodología, promete ser muy interesante y productivo tanto si nunca has practicado ninguna actividad afín o si eres practicante asiduo de algún arte marcial , os esperamos : ) 
IMPORTANTE: EL PRIMER CURSO HA SUFRIDO UNA MODIFICACIÓN DE HORARIO AHORA ES DE 9 A 11 DE LA MAÑANA EL PRÓXIMO DÍA 6 DE AGOSTO, PODÉIS INSCRIBIROS EN NUESTRO EMAIL

Inscripciones en infoprogramasam@gmail.com

El resto de actividades y cursos con sus días correspondientes y materiales de apoyo que se debe traer

**Imprescindible reservar plaza si se quiere un certificado del curso en infoprogramasam@gmail.com
Para los cursos del día 13 cada uno debe traer un palo de 20cm aproximadamente, que hará las veces de cuchillo (también es válido traer un cuchillo de plástico o un tanto de madera si se prefiere)
Para el día 27 cada persona debe traer un palo de 60 cm aproximadamente (si se tiene es aconsejable un palo de eskrima-kali o un tam bo de artes marciales tradicionales)
Recordad que cualquier persona puede practicar nuestro programa, no importa si nunca has practicado nada o ya tienes conocimientos, en ambos casos te aseguramos que nuestros cursos te resultarán beneficiosos.
Cualquier duda podéis contactar con nosotros en nuestro email.
Para los alumnos del programa inscritos se valorará asistencia de cara a exámenes, un saludo para todos.

martes, 9 de julio de 2013

Beneficios de la lucha-suelo.


No trata este post de erigir a una distancia por encima de otra como la mas adecuada, ya que eso depende de muchos factores que tiene más que ver con el alumno (y las circunstancias de la agresión) que con la distancia en sí, tampoco se busca la idea de tratar esta distancia desde un enfoque realista o combativo, (ya que existen, como en todas las distancias, una amplia gama de factores a favor y en contra que deben ser evaluados por cada practicante) sino de hacer ver la importancia psicofísica de su entrenamiento dentro de cualquier metodología, una vez nos hayamos desprovisto de cualquier prejuicio previo hacia ella.




Trabajar la lucha suelo, también conocido hoy día como grappling, es acostumbrar al nuevo alumno a un contacto físico realista y palpable, que aunque suave, no lo hace menos duro. Combates o luchas cuyo fin es la sumisión o control del compañero sin la necesidad de golpear, ya sea desde una posición de pie o bien directamente desde el suelo es la base fundamental de este tipo de entrenamientos libres. Si bien también es cierto que se puede ampliar estos entrenamientos incluyendo golpes, es preferible empezar sin ellos hasta que el alumno adquiera ciertas nociones técnicas sobre esta distancia.


El fondo físico, la fuerza, la elasticidad y otros factores se desarrollan increíblemente en este tipo de entrenamientos, así mismo el alumno aprende a desarrollar una serie de cualidades relacionadas con los agarres y proyecciones; como llevar al suelo o como impedir que te lleven, el conocimiento del equilibrio y de cómo romperlo, la sensibilidad táctil y el manejo de fuerzas (aprovechar la fuerza del contrario, como tan bien saben hacer los estilos de suelo), aumentar la respuesta intuitiva o creativa del alumno ante una situación en la cual existe un combate abierto en el que ninguno de los dos contrincantes quiere perder (o posibilita la técnica en el otro) e inevitablemente una prueba de fuego a la técnica en sí; haciéndole ver cuales les funcionan mejor y cuáles no tanto, incluso les ayudará a dejar de lado técnicas demasiado elaboradas que no son aplicables en una situación real, donde el compañero no “deja” que se le aplique.



Especial relevancia toma este aspecto dentro de una metodología enfocada a la defensa personal femenina donde se tratan temas tan complejos como situaciones de agresión sexual, un buen entrenamiento en esta distancia les ofrece una perspectiva mucho más realista a la mujer sobre este tipo de agresiones, otorgándoles la suficiente seguridad y herramientas técnicas como para poder defenderse de este tipo de situaciones; evitando que la lleven al suelo o incluso una vez en él aprender a defenderse desde diferentes posiciones o a levantarse con rapidez.



Entrenamientos en solitario con el saco también nos resultara beneficioso

El sentido de la oportunidad o timing es algo que de igual forma se va adquiriendo en este tipo de entrenamientos, buscando el hueco y el tiempo oportuno para una realización técnica, así como la capacidad mental para ser capaces de crear estrategias o de variar de unas a otras según las respuestas de nuestro adversario.


Entrenar con ropa de calle nos dará otra serie de perspectiva sobre esta distancia


Los factores más importantes en este tipo de entrenamientos no solo recaen en la habilidad técnica, sino en la habilidad de improvisación que  vaya desarrollando el alumnado, al tratarse de situaciones abiertas, éste, debe aprender a ir amoldándose a diferentes situaciones no previstas a priori que se pueden ir dando en dicha distancia.

Es importante que el profesor sepa guiar al nuevo alumno en este tipo de entrenamientos para evitar lesiones no deseadas y que esté atento cuando estos entrenan de esta forma, ya que el alumno a veces por una cuestión de ego,  tiende a no rendirse, corriendo el riesgo de que el compañero que le esté realizando una técnica ejerza más presión, provocando lesiones de diversa índole.


El alumno debe aprender a controlar no solo la fuerza del adversario sino la suya propia, el control de la respiración es vital así como buscar la economía de movimientos (no responder a la fuerza con más fuerza, sino aprovecharla en nuestro beneficio), aprender a “cansar” al otro buscando nuestra oportunidad, las diferentes posiciones de guardia, el ser conscientes de que nos pueden golpear y de que podemos golpear desde esa distancia son también factores a tener en cuenta en cualquier entrenamiento de suelo.

Aunque es una distancia que tiene tantos detractores como simpatizantes, lo que si es cierto es que cualquier sistema se puede beneficiar enormemente de un entrenamiento en el que también exista esta distancia (aunque solo sea en base a saber defendernos de un agresor con conocimientos de suelo), o bien de otros estilos que la trabajen, complementando nuestra práctica y dándonos otra perspectiva más sobre el combate y el entrenamiento en sí.


martes, 2 de julio de 2013

Expresión corporal dentro del ámbito de las artes marciales.

Cuando en nuestras clases intentamos transmitir este concepto siempre es en referencia al conocimiento de la capacidad que tiene nuestro cuerpo para expresarse dentro de nuestra propia mecánica corporal, es decir; conocer tanto el funcionamiento como el potencial de movimiento que poseemos de forma innata, investigar  las posibilidades que éste nos brinda dentro del marco marcial así como potenciar nuestra movilidad y expresión corporal.  
Como podemos comprobar dentro de otros marcos de enseñanza, el movimiento siempre es interpretado de forma parcial (referencial) dentro de un esquema limitado; en el caso de ciertos deportes dentro del marco deportivo (lo que está permitido o reglado) o de otras artes marciales dentro del marco propio de cada una o de lo que intentan transmitir (eficacia, tradición, etc).

Al tratar la expresión corporal como concepto educativo y liberador (viendo todas las posibilidades del movimiento) el alumno queda en una situación de libertad absoluta a la hora de crear su propio lenguaje corporal sin restricciones impuestas, esto puede conseguirse viendo este apartado como lo que es, conocimiento sin etiquetar (dejando de lado valores subjetivos o referenciales como “este movimiento no es efectivo” o “ese movimiento no es parte de nuestro estilo”), es decir, la expresión corporal debe ser tratada siempre fuera del ámbito más serio (marcial) y tratarse de forma lúdica sin prejuicio alguno.
El conocimiento de las posibilidades de la propia mecánica corporal es la herramienta más útil para potenciar valores como la creatividad, la seguridad y la determinación. 
Dado la multitud de fuentes en las que inspirarse el alumno puede aprender o ampliar su conocimiento de expresividad con el teatro, la danza, la mímica, etc.
No se adquiere seguridad en un patrón ajeno, sino en nuestra propia y genuina mecánica corporal, así como en nuestro potencial creativo.

Ejercicios que den mayor importancia a la fluidez corporal como movimientos circulares que no rompan una dinámica constante, giros corporales, rodamientos, saltos, acrobacias (en la medida de las propias posibilidades físicas de cada uno), ejercicios destinados a desarrollar en el alumno un sentido espacial, de equilibrio, de trabajo con la inercia, etc, son fundamentales para dotarlos de un conocimiento más amplio sobre su propio potencial.  Además de sentar unas bases de conocimiento firme que les puede resultar de valor en otro tipo de actividades e incluso en su vida diaria.
Se trata con esto de dar a entender al alumno que no hay límites en la creación, que el movimiento es algo vivo, constante, como el combate, y que prima más en éste la capacidad creativa y de improvisación que la repetición de un patrón establecido. 

Cualquier actividad marcial puede mejorar su metodología educativa integrando actividades de expresión corporal en su propio programa y beneficiando enormemente no solo su propio estilo sino la parte más importante de éste, a sus alumnos.