lunes, 28 de mayo de 2012

Lesiones, problemas físicos, discapacidades y artes marciales.


Tener un programa de entrenamiento que se base en el individuo, haciendo de él y de su superación personal tanto física como psicológicamente se hace realidad con nuestro programa;  conceptos tan empleados en la educación moderna como  las  adaptaciones curriculares y la diversificación son parte íntegra y base fundamental de nuestra forma de mostrar (“enseñar”) las artes marciales al alumnado. Al tratarse de una programación moderna enfocada en servir de guía al alumno para que éste descubra el  funcionamiento de su propio cuerpo y los conceptos físicos que le acompañan,  no convierte al alumno en un ser estático donde grabar movimientos preestablecidos, sino en la naturaleza totalmente libre, natural e innata de su propio potencial físico.  Aunque el programa también está pensado para niños, es el adulto el que sin duda le sacará mucho más partido a éste, dado que posee más ideas preconcebidas de las que deshacerse y sobre todo muchos más problemas a los que enfrentarse con el entrenamiento; desde problemas de soltura física natural o rigidez, hasta limitaciones más físicas como pueden ser antiguas lesiones que le imposibilitan ciertas prácticas o incluso discapacidades físicas que le lleva a pensar que no pueden entrenar artes marciales.
La capacidad de nuestro programa reside quizás en ese enfoque propio, personal e íntimo en el cual el alumno no es un “alumno” sino una persona interesada en descubrir un mundo nuevo mediante la práctica deportiva de un programa de entrenamiento basado en las artes marciales, algo fácil de asimilar que no le lleve a tener que memorizar vocablos de otros idiomas o complejos movimientos pensados para la juventud o para deportistas asiduos.
No se trata de “inventar un sistema”, a estas alturas está todo inventado, sino de descubrir o mejor dicho redescubrir  nuestro potencial tanto físico como mental, de ver que incluso del movimiento más sencillo, utilizando la lógica y la creatividad podemos  expresar algo nuevo para nosotros mismos.
Muchas personas creen que cuando se habla de potencial físico en las artes marciales hablamos de dar volteretas o lanzar patadas altas, pero eso es como decir que solo se puede hablar en prosa poética y que solo utilizando palabras rebuscadas en la R.A.E.  podemos decir algo hermoso o ser entendidos por los demás.
Las limitaciones son inequívocamente límites que tenemos, y aunque muchos de ellos pueden ser sobrepasados hay otros que no.  Sin embargo los límites a veces nublan algo más importante que todos poseemos, y que es el potencial. Todos tenemos potencial que explotar, no nos engañemos, TODOS,  que los límites no os cieguen nunca.  Hay un mundo que descubrir sobre lo que podemos  hacer, un libro abierto esperando que nosotros lo escribamos.  Vernos a nosotros mismos como algo más que un cuerpo nos ayudara a ello, no olvidemos que nuestra mente, que nuestra capacidad de buscar respuestas y de hacer preguntas es lo que realmente nos define.  

No hay comentarios :

Publicar un comentario