viernes, 23 de agosto de 2013

Nuestro muñeco de entrenamiento; Wooden Dummy económico

Wooden Dummy original
Como muchos sabéis, el muñeco de madera o wooden dummy es un aparato de entrenamiento muy útil, que nos permite mejorar nuestro nivel técnico y cuyo trabajo es indispensable para ciertos sistemas o técnicas. 
También sabemos que dada su envergadura no cabe en cualquier lugar, y la complejidad de crear uno es muy elevada, de ahí que tengan un precio que no es asequible para todos los bolsillos y queda reservado o para hábiles carpinteros, o para personas que puedan desembolsar su precio ya sea para entrenamiento privado o para su gimnasio. 
Nosotros trabajamos con una versión que hemos creado muy económica, y aunque tiene muchas limitaciones frente al original, si nos ofrece una serie de beneficios que no tendríamos sin él,  ya hablamos en otro post sobre nuestro brazo de madera, que buscaba mejorar ciertas técnicas básicas a un precio más que económico y que podríais crear vosotros mismos, toca hoy hablaros de nuestro muñeco particular que podréis crear fácilmente (aunque si os interesa también os podemos suministrar a bajo precio, para mas información podéis escribirnos a nuestro email infoprogramasam@gmail.com).
Es importante deciros que las medidas no son las propias del wooden dummy original, ya que están variadas para poder trabajar otra serie de técnicas de nuestro programa, aunque la mayoría de técnicas de wing chun pueden ser trabajadas con él perfectamente. 
Antes que nada debemos tener las medidas exactas del tipo de muñeco que crearemos (desde el diámetro de los brazos hasta la longitud de éstos), y la disposición o distancia que habrá entre un brazo y los demás).
Debemos de ser conscientes que el muñeco en sí no será móvil, ni tendrá desplazamiento, sino que irá fijo a la pared donde vayamos a colocarlo, como ademas llevará dos zonas de impacto o makiwaras, deberá ser colocado en una pared estable que no sufra ante los impactos que recibirán.

Primer paso (nos los pueden construir en una herrería)

Segundo paso (comprar la madera que creamos oportuna en una carpintería y cortarla)

Preparamos los makiwaras donde marcaremos los golpes

Montamos según las medidas del sistema o estilo que trabajaremos
en nuestro caso la disposición es ésta


Como vemos no es exactamente un "muñeco de madera" propiamente dicho, aunque si una muy buena alternativa para aquellos que queráis trabajar con este aparato y no tengáis la disposición económica para haceros con uno original.  De igual forma, este aparato puede seguir siendo modificado incluyendo mas brazos, o incluso piernas (tan solo tendríamos que agudizar el ingenio un poco). 
Espero que os haya gustado este post donde solo pretendemos haceros ver que a veces no es tan complicado encontrar nuevas formas de mejorar nuestro entrenamiento sin necesidad de un gran desembolso económico, y que el practicar artes marciales no es una cuestión de dinero, sino de voluntad y de motivación suficiente para encontrar alternativas.



1 comentario :