lunes, 26 de septiembre de 2016

Ejercicios SAM vs. repetición técnica; el trabajo de drills.

La función de una repetición técnica es la de asimilar una serie de movimientos que deben ser ejecutados en orden para su eficacia plena dependiendo en gran medida del comportamiento del oponente, por cada acción de éste se trabaja una técnica en serie, por lo cual se deben de memorizar multitud de movimientos que deben ser ejecutados en orden.

Los ejercicios o drills son una serie de movimientos consecutivos entre los dos oponentes que buscan desarrollar una serie de atributos psicomotrices haciendo hincapié en la naturalidad.

Los ejercicios de base técnica buscan aplicar la mecánica corporal de una técnica raíz sin importar la situación o la respuesta del oponente enfocando la capacidad de improvisación por encima de los movimientos en serie, una misma técnica debe resultar eficaz sin importar las diferentes respuestas, por ello se simplifica la ejecución de forma natural y realista, de tal manera que el aprendizaje sea sobre todo rápido e intuitivo.

Las técnicas en serie suelen tener nombres para ser recordadas y estructuradas en diferentes bloques, los ejercicios de base técnica son nombrados por la mecánica corporal que desarrollan o se denominan de forma coherente al idioma de cada uno.

Las técnicas son elaboradas y deben de seguir una serie de parámetros como posición corporal, ejecución correcta en un orden establecido y diversas particularidades de cada una.

Los ejercicios se basan en desarrollar el conjunto minimizando el tiempo necesario para su aprendizaje, las particularidades se dejan de lado buscando sobre todo la eficacia del aprendizaje por encima de la ejecución impecable.

* El fallo del aprendizaje técnico radica en no darle crédito alguno al oponente.
* El punto fuerte de los ejercicios es trabajar pensando en la supremacía técnica y física del oponente.
* El aprendizaje técnico se basa en ganar al oponente.
* Los ejercicios están destinados a sobrevivir al oponente.

Vemos combates a diario entre neófitos, entre mismos estilos o entre estilos diferentes y la similitud entre ellos en cuanto a mecánica corporal es abrumadora, si al final el mayor porcentaje de combates se basan en lo mismo, deberíamos entrenar más nuestras cualidades propias no repeticiones técnicas imposibles de ejecutar ante un oponente agresivo.
El trabajo de ejercicios no es excluyente, no se declara superior a estilos o escuelas, tan solo son una forma diferente de entrenar atributos que se suelen dejar de lado en el entrenamiento tradicional, el ego de los estilos puristas impide la evolución o mejoría del estilo en sí, encerrándose en la supuesta eficacia de personas de ese estilo y no queriendo ver la falta de eficacia de otros practicantes de la misma escuela, valorando el conocimiento por encima de la persona que lo ejecuta, que es donde radica la eficacia real. Ambas formas de entrenar son complementarias, desgraciadamente los radicalismos que buscan otro tipo de beneficios más allá del alumno tienden a excluir una forma u otra, en vez de asimilar ambas.

Los ejercicios no son técnicas, verlos como técnica demuestra una completa ignorancia sobre su cometido real, ejercitar atributos psicomotrices.

Las técnicas deben ser memorizadas e interiorizadas a través de muchísimas repeticiones, obligando a nuestra mecánica corporal a amoldarse a ella, los ejercicios pueden ser interiorizados en pocos minutos y mejorando según el tiempo de dedicación, no se trabajan de forma mental sino sensitiva, a través de la percepción visual, táctil, etc inclinándose más la enseñanza hacia regiones más profundas del cerebro donde se interiorizan las respuestas intuitivas y se desarrolla la capacidad de improvisación.


Las técnicas en serie  solo enseñan movimientos más o menos eficaces, en los ejercicios de base técnica se busca un acercamiento real a las condiciones químicas que sufre el cuerpo ante una confrontación real, es decir se trata de, en diferentes medidas, elevar la adrenalina y ser capaces de seguir trabajando bajo presión, sin que la parte más racional entorpezca las ejecuciones debido al estado mental en el que nos adentramos en una confrontación real.

Los ejercicios o drills no son exclusivos de un sistema u otro, incluso no tienen porque ser exclusivamente marciales, ya que existen multitud de drills de otras actividades que pueden hacernos mejorar nuestros atributos marciales, dentro de cualquier estilo o escuela se pueden crear o amoldar diferentes ejercicios que busquen los parámetros antes descritos. 
Existen multitud de estilos marciales que poseen drills o conjuntos de ejercicios propios aunque a veces no se les aplique la importancia que tienen; Kali, Wing Chung, Choy Lee Foot, Capoeira, Judo y un largo etc.


Es la amplitud de metodologías, el conjunto de conocimientos y sobre todo la evolución práctica lo que determina las posibilidades reales de nuestra supervivencia, no tengas miedo a experimentar nuevas metodologías, nuevos estilos, nuevas formas, ten solo miedo a que a la hora de la verdad lo que hayas aprendido no haya sido suficiente.

Nullis in verba.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Conceptos y estudio sobre los 12 ángulos.


En el trabajo de Stick / Arnis / Eskrima vemos como cada maestro/escuela enseñan los 12 ángulos de ataque de forma diferente (a veces incluso más de doce), esto se debe a que cada maestro fundador de cada escuela realizo estos movimientos como mejor le funcionaban a él o como pensó sería más fácil de asimilar a la hora de enseñarlos. 

Este trabajo angular no solo sirve para el entrenamiento de eskrima, sino que es válido para cualquier sistema de lucha, incluso aunque no se cite en ellos posiblemente se trabajen a la hora de entrenar aunque no de forma tan esquemática. 



Esto produce cierta confusión cuando ahondamos en los diferentes estilos, por lo que os mostramos el esquema de enseñanza angular más utilizado y que funciona como directriz primaria para los 12 ángulos tanto de eskrima como de mano vacía dada sus características funcionales. No se trata por lo tanto de una forma de realizar el trabajo de los doce ángulos, sino para entenderlos mejor y actuar en consecuencia durante nuestros entrenamientos de ataques y defensas. 


La división angular del cuerpo. Cuando nos referimos a la división del cuerpo en ángulos estamos estableciendo de forma coherente la trayectoria que seguira cada ataque y a su vez el ángulo en el que realizamos la defensa correspondiente, para entender bien este apartado debemos tener claro que es un ángulo.

Ángulo es la porción de espacio comprendida entre dos líneas que parten de un mismo punto y cuya apertura es medida en grados, en nuestro caso hablaremos de divisiones del cuerpo en ángulos rectos.  


Así mismo esta división en ángulos lleva consigo otros conceptos importantes como son la línea central y la línea horizontal (ya citados en anteriores artículos).

La división angular empieza por la línea central que divide el cuerpo en dos mitades simétricas y que tan importante resulta por ejemplo en Wing Chung.

Más información sobre este concepto lee nuestro artículo La Línea Central. http://programasam.blogspot.com.es/2013/02/la-linea-central-concepto-estudio-y.html


Seguidamente la línea horizontal se traza a la altura de unos centímetros bajo el ombligo a la altura aproximada de nuestras muñecas con los brazos extendidos hacia abajo, dividiendo el cuerpo en mitad superior y mitad inferior. Más información sobre este concepto lee nuestro artículo  sobre centro de equilibrio http://programasam.blogspot.com.es/2015/03/centro-de-equilibrio-y-mecanica.html donde podrás conocer lo que es el centro de equilibrio y como influye este en nuestro sistema de lucha o defensa personal, así como sus posibles aplicaciones dentro de la biomecánica.
La unión de ambas líneas en el central focal del cuerpo crea las cuatro intersecciones angulares o cuatro secciones de ataque y defensa que todas las artes marciales utilizan denominándolas de una u otra forma, y que cumplen la función de dividir o segmentar el cuerpo humano en cuatro zonas diferentes. El punto en común de donde parten los cuatro ángulos es el punto basal de equilibrio, es decir la mitad del cuerpo humano en cuanto a equilibrio de masa (no volumen) formando así cuatro segmentos angulares en forma de rombo o diamante y que reúnen en este diagrama todas las posibilidades de direcciones de golpe incluidas las dirigidas al centro del plano, es decir golpes rectos o estocadas, golpes ascendentes y descendentes inclusive.

Los doce ángulos mas utilizados en diferentes estilos de eskrima a la hora de entrenar salvo pequeñas diferencias quedan reflejados en el siguiente diagrama, donde los pares rojos son golpes cortantes o abiertos, los puntos azules representan las estocadas o golpes cerrados y una pequeña variante en los azulrojos que pueden ser trabajados como estocadas o golpes de "abanico", aunque realmente casi todos los ángulos pueden ser tratados con diferentes formas de golpeo.


Es importante resaltar que este artículo trata sobre las trayectorias angulares, que son las direcciones o trayectorias que siguen los golpes. Las zonas especificas de golpeo o target no se muestran en este artículo, ya que por ejemplo un ángulo 9 no tiene porque ir a la rodilla, pudiéndose dirigir a otro punto, el enfocar este angulo en la rodilla es solo para señalar la forma de trabajarlo en solitario ofreciéndole un posible target.

Conclusión; cuando hablamos de ángulos nos referimos al movimiento de partida hacia una zona en concreto, eso es difícil de asimilar en principio debido a que el entrenamiento angular ya especifica una zona de golpeo, pero un ángulo 1 puede ir dirigido tanto al cuello como a un brazo, a la sien, a una pierna, etc. Otorgando una gran versatilidad y capacidad de improvisación a este tipo de trabajo.

En aspectos defensivos un angulo 1 puede neutralizar un ángulo 1, ya que a efectos prácticos el ataque puede ser también una defensa, exceptuando las estocadas que solo se anularían si estas siguieran el principio piramidal (concepto).

Este trabajo resulta funcional como entrenamiento para una gran variedad de armas, pero es en el trabajo de stick o de cuchillo donde ofrece mas ventajas.


Cada estilo tiene una forma particular de trabajar los ángulos, así por ejemplo en Krav Maga a nivel defensivo se utilizan las defensas de 360º y que a nivel mecánico sigue las mismas pautas de la división angular, como cualquier arte marcial o sistema de combate donde se deben conocer los posibles ángulos de ataque para su defensa, en estilo tradicionales como el Karate poseen una serie de técnicas defensivas (gedan barai, yoko uke, etc) que cumplen dicha función. Sin un conocimiento pleno de las posibles direcciones que puede llevar un ataque no tendríamos oportunidad de defendernos de él.



Queda mucho por decir sobre este tema tan complejo, pero esperamos que os este breve articulo os ayude a indagar más en las divisiones angulares y en las posibilidades que nos ofrece el conocimiento del cuerpo humano y de su mecánica corporal a la hora de mejorar vuestro estilo de lucha.